Exposición

Al menos salvar la familia

Xosé Abad – Fotógrafo

Llegué a Grecia el 22 de mayo de 2016, justo cuando iniciaban el desalojo de Idomeni, un campo en el que sobrevivían miles de personas esperando su oportunidad para cruzar la frontera con Macedonia y poder llegar a Alemania y Holanda.

Las familias que no pudieron entrar en Idomeni, esperaban en los campos más próximos, Eko, Hara o BP . Miles de personas que huyen de la guerra, con su vida arruinada, malviviendo en pequeñas tiendas de campaña cedidas por pequeñas ONGs o en otras más grandes aportadas por las grandes.

Cuando llegas por primera vez a un campo de personas refugiadas llama la atención la cantidad de niños y niñas que pululan por todas partes y te das cuenta enseguida de que la gran mayoría son familias de gente trabajadora que lo ha perdido todo, y que se aferran al sueño de una nueva vida para sus hijos, ese bien tan preciado. La determinación de salvar a su familia es su motor y su energía.

No son invasoras, ni terroristas, son familias que huyen del verdadero terror, de la invasión impuestas por las grandes potencias, también Europa y España, que libran una batalla indecente por el control de un territorio, la geoestrategia, que destruye sus casas, su trabajo, su escuela, su vida.

Esta serie de retratos cuentan lo que yo pude ver y sentir, familias de gente trabajadora a la que les han arrebatado todo.

 

15 de Junio / 25 de julio de 2017

X